DORMIR | Hotel | Hotel Spa Pazo do Castro | 32318 O Barco de Valdeorras (Ourense)

dormir

“La escapada más dulce”, “Olivoterapia o Vinoterapia”, “Noche gastronómica” o “La escapada relax” son algunos de los nombres de sus promociones especiales. Desde los poco más de 100 euros que cuesta “La escapada más dulce”, un posible regalo estupendo para sorprender a nuestra media naranja por San Valentín con cena, cava y chocolaterapia, el Pazo do Castro presume de un amplio abanico de posibilidades para pasar unos días de tranquilidad y disfrute. La decoración clásica de sus habitaciones contrasta con la actualidad del spa, donde cuentan con saunas y jacuzzi, termas de vapor, duchas de contrastes y aromas, sillones calientes… Todo lo necesario para “abandonarse” y prepararse para disfrutar de un intenso y relajado fin de semana, especialmente después de haberlo dado todo en la Festa do Botelo.

www.pazodocastro.com

Anuncios

2 comentarios en “DORMIR | Hotel | Hotel Spa Pazo do Castro | 32318 O Barco de Valdeorras (Ourense)

  1. Es un sitio estupendo para relajarse.
    El hotel se encuentra en un pazo estupendamente conservado, en el que te puedes alojar en la zona noble o en la zona exterior. También puedes alquilar una casa completa.
    El restaurante es otro de los atractivos del lugar, ya que su comida es muy cuidada, utilizando siempre productos de la zona.
    El spa cuenta con la particularidad de la tranquilidad, alejado de esos grandes balnearios, donde tienes que compartirlo con un montón de gente.
    Nos hemos alojado multitud de veces en este hotel, y siempre el balance ha sido mas que positivo….
    Es un sitio mas que recomendable.

  2. Nosotros estuvimos celebrando el SAN VALENTIN 2010, todo impresionante, el sitio, el personal, las instalaciones, la cena, el espectáculo de tango y sobre todo “EL FRIO QUE PASAMOS” creo que nunca estuve tan incómoda. Mi pareja me tuvo que dejar su chaqueta para cenar y en la cama tuvimos que poner hasta los abrigos encima para entrar en calor. Para que deciros a la hora de ducharnos, mientras uno se duchaba el otro le tenía que enchufar con el secador. En fin no creo que vuelva en la vida, fue una sorpresa algo penosa la que le di a mi marido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s